Envío 1,99€ - Envíos gratis y 5% de descuento a partir de 28€ o comprando 2 o más unidades en un mismo envío.

Peluches de Los Teleñecos

Peluches de Los Teleñecos
Ver como Parrilla Lista

Mostrando 5 productos

por página
Ver como Parrilla Lista

Mostrando 5 productos

por página

Gonzo, la cerdita Peggy, la rana Gustavo, Fozzy, Scooter, Monstruo Animal. Walter, Rowlf… son sinónimo de infancia, de diversión después del cole y también de humor absurdo. Y es que Los Teleñecos (The Muppets en su versión original), serie surgida de la imaginación de Jim Henson, fue mucho más que un espectáculo de marionetas… 

Aunque los personajes de Los Teleñecos se crearon a mediados de los 50, fue en 1976 cuando empezaron a popularizarse. El show alcanzó el éxito internacional y se convirtió en todo un emblema del mundo del títere por las innovaciones que introdujo. Por primera vez el marionetista quedaba fuera del campo visual de la cámara, lo que generaba una sensación de realismo nunca vista y permitía que los muñecos simularan movimientos mucho más complejos. De esta forma, la comedia se agudizaba, los bailes y espectáculos musicales ganaban peso, y el espectáculo, en general, se convertía en un entretenimiento para todos los públicos. Tanto es así que de ese primer show surgieron spin-offs de todo tipo: La Película de los Muppets, donde los títeres se codeaban con humanos; la serie de dibujos animados Muppet Babies, emitida en Disney Channel; o el musical de Broadway Avenida Q. 

Pero donde los Muppets demostraron su mayor impacto fue en el sector del juguete y en los objetos de coleccionismo. Personajes como la cerdita Peggy o la rana Gustavo dieron lugar a peluches de Los Teleñecos con los que los fans del show podían abrir las puertas de su casa a sus estrellas favoritas. En illufantasy contamos con una enorme colección de peluches clásicos donde destaca nuestra licencia oficial de peluches de los Teleñecos. Hazte con el peluche de Gonzo, el peluche del oso Fozzie o el peluche de la rana Gustavo y revive con ellos el espectáculo de títeres más famoso de la televisión. Porque, como cantaba Freddie Mercury: “The show must go on”.