Envío 1,99€ - Envíos gratis y 5% de descuento a partir de 28€ o comprando 2 o más unidades en un mismo envío.

Peluches de Los Picapiedras

Peluches de Los Picapiedras
Ver como Parrilla Lista

Mostrando 3 productos

por página
Ver como Parrilla Lista

Mostrando 3 productos

por página

“¡Yabba-dabba-doooo!” Con este grito de guerra comenzaba una de las sintonías más memorables de la pequeña pantalla: la de Los Picapiedra. En esa intro que ya es historia de la televisión, Pedro se subía a su troncomóvill y corriendo —literalmente— se iba a recoger a su familia —Vilma Traka de Picapiedra y Pebbles Picapiedra— y a los Mármol  —Pablo Mármol, Betty Llergo de Mármol y Bam-Bam Mármol— para disfrutar de una noche en el rocoso autocine. Y es que en la serie de Los Picapiedra, emitida por primera vez en 1960, la tecnología estaba muy presente… a su manera. Dinosaurios y otros animales del pasado sustituían a los aparatos electrónicos, la piedra era el material estrella con el que todo se fabricaba, y los personajes tiraban de imaginación para vivir cómodamente en la Prehistoria.

Producida por Hanna-Barbera y emitida durante seis temporadas, la serie de animación Los Picapiedra no tardó en superar los márgenes de la pequeña pantalla y dar la vuelta al mundo, donde su éxito llega hasta nuestros días. De hecho, fue llevada al cine en dos ocasiones —Los Picapiedra, producida por Steven Spielberg, y Los Picapiedra en Viva Rock Vegas—, ambas con imagen real. 

De entre todos los juguetes y piezas de colección que inspiró la serie de animación The Flintstones, destacan los peluches de Los Picapiedra. En illufantasy contamos con nuestra propia colección de peluches de Los Picapiedra oficiales y 100% originales, donde podrás encontrar a Pedro Picapiedra pero también a Pablo Mármol y al inolvidable Dino. 

Demuestra tu pasión por los peluches clásicos y revive una de esas ficciones que han pasado a la historia por su creatividad, imaginación e inagotable sentido del humor. Sus frases célebres y bromas quedarán en nuestra memoria para siempre ¡como grabadas en piedra!